2 de enero

ravalejar

He encontrado mi verbo favorito en el mundo: ravalejar. Autodefinido como acción de dejarse perder por el encantador barrio del Raval barcelonés, descubriendo la esencia multicultural del antiguo Barrio Chino y que empieza a perfilarse como la nueva bohemia, refugio de jóvenes y artistas. Por la noche se convierte en un lugar sórdido y nunca completamente iluminado, las sombras parecen perseguirte entre farol y farol y las aceras se mojan sin saber cómo. En el Raval habitan las razas, los cuerpos, los vicios. En el Raval se erigen museos y cines, antiguos teatros y cabarets, negocios de todas partes del mundo. Los ojos del Raval son rasgados y su piel es negra, oscurecida por el sol surafricano. Es un hervidero de vida en la calle. Es el Raval.

Así que voy a ravalejar un rato esta tarde. Ayer ya me perdí horas y horas y llegué hasta el Paral·lel (¡atentos al próximo post sobre la expo del CCCB sobre el Paral·lel!).

Buen jueves :)

Tags from the story
Written By
More from Marina

365 días de ti. Sudamérica

Escribo desde una habitación de sábanas blancas en una ciudad de selva ...
Read More

Deja un comentario