28 de enero

La vorágine. La modernidad. Los teléfonos interestelares y las tipografías calcadas. Los satélites en el aire, espiando el mundo. Las moles de cemento y las autopistas. Los códigos binarios (y trinarios y cuatrinarios, si me apuras). Los cristales-espejo. Buzones de correo marchitos, cosas que ya nadie se preocupa en revisar. Alarmas y despertadores en serie (asesinos, como cualquier otro). Sucio gris.

Y del otro lado: flores en las ventanas, adoquines centenarios, coches de caballos fantasmas, humo de cigarrillos que se desparrama con la risa, vino tinto sobre vino blanco, cuadernos tamaño ideal-peso ideal, la lenta velocidad del pedaleo, rayos de sol que se confunden entre las ramas y se despistan y se pierden, noches góticas y mañanas en la playa. Mantequilla. Marujeo en los balcones.

Me pregunto por qué nos empeñamos tanto en elegir siempre lo primero.

Manifiesto buenavida.

 

Written By
More from Marina

Pequeños detalles, pequeñas historias #4: Calçotada

Llega la temporada de calçots, ahora que empieza noviembre. Nunca había oído...
Read More

Deja un comentario