30 de diciembre

9

Recién lo vi. Un gato se llamaba Tokio. ¡Tokio! ¡Cómo poner en bigotes edificios desangelados, lluvia ácida, cristales de cuarzo gigantescos! ¡Cómo poner en panza las flores de los cerezos, el sushi tardío! ¡Tokio! Es como ponerle alas a las vainas de pimienta y convertirlas en libélulas.

 

Tags from the story
,
Written By
More from Marina

Vivir Couchsurfing: una noche con Shore en Braga

  Cuando viajamos, creo que una de las cosas más importantes no...
Read More

Deja un comentario