Adiós

Joanne ho

Esta es la última página del cuaderno.

Después, arderá.

Dice Anaïs, en uno de sus diarios, que solo destruyendo se puede crear. En eso soy experta: he quemado mis naves una y otra vez desde que tengo memoria. Aprendí a soltar.

No habrá más palabras aquí. Un día desaparecerá todo esto de la red y no quedará huella. Hasta entonces puedes volver atrás, si te apetece, en todas estas escrituras de mundo.

Este cuaderno nunca fue un blog de viajes, aunque quisiera serlo. Fue un espacio de experimentación encubierto.

Ahora, por fin, me atrevo a llamarlo así.

Ya ha nacido otra cosa: no puedo dejar de escribir (no puedo dejar de vivir pensar construir inventar). Lo verás pronto.

Gracias por leer. Por estar. Por acompañar. Por el alimento.

M

 

Be first to comment

Leave a Reply