Añoranza de Sur

P1030189

T’GA ZA JUG

Si tuviera las alas de un águila

me levantaría, volaría con ellas

sobre nuestras orillas, sobre nuestros lugares

para ver Stambol, para ver Kukus

y para ver el amanecer: ¿es

tenue allí también, tanto como aquí lo es?

Si el sol sigue saliendo, velado,

si me encuentra allí como aquí,

me prepararé para lejanos viajes

huiré a otras costas

donde el amanecer me salude en luz

y el cielo esté cosido de estrellas.

Aquí está oscuro, la negrura me rodea

lo sombrío cubre toda la Tierra

aquí están las heladas y la nieve y las cenizas

abundan las ventiscas y los fuertes vientos

la niebla por todas partes, la Tierra es de hielo

y en el pecho los helados y oscuros pensamientos.

No, aquí no puedo quedarme, no;

no puedo sentarme en esta helada

dame alas y las usaré

volaré sobre nuestras orillas

volaré una vez más a nuestros propios lugares

iré a Ohrid y a Struga.

Allí el sol calienta el alma

el sol que es brillante en las montañas boscosas

allí hay profusos regalos

extendidos ricamente por el poder de la naturaleza

ver el lago aclarándose a blanco

o azulándose oscuro por el viento.

mira las llanuras y montañas:

belleza divina en todas partes.

Para canalizar hacia allí el contenido de mi corazón

¡Ah! Deja el sol ponerse, déjame morir.

  Kostantin Miladinov

Written By
More from Marina

La casa de las poetas (II). Buenos Aires

Reconocer los cuerpos Pero nuestros cuerpos nunca serán nuestros Nosotras somos la...
Read More

Deja un comentario