Día 12 – Nada

nada

Al despertar siempre es más difícil. Todavía no ha ocurrido nada más que mis sueños, estoy vacía de palabras. Me pongo a dibujar por la mañana temprano, con la brisa de la galería moviendo las hojas. El verano está viniendo despacio, no nos tiene prisa, parece despertarse conmigo.

Bajo a la calle, a ver si me inspiro, pero nada. Solo el aroma de las flores en los callejocintos cerca de casa. Cocino despacio y aún nada. Hoy no tengo mucho que decir, estoy en otras cosas. Me toco la frente y noto un calor extraño, que hace tiempo que no me pillaba, será la fiebre de viajar otra vez, ah, por eso estoy tan desconcentrada quizá, porque me apetece vivir y no pensar, que ya llené el cupo de líneas estos días.

Tengo que marchar. Quiero estar sola, bajar al parque y pasarme la tarde leyendo, aburriéndome, y poder pensar: hoy no tengo nada mejor que hacer que estar aquí tumbada entre las margaritas. Este calor sinuoso siempre me recuerda a los primeros días de junio en Madrid, a estudiar los exámenes en mi jardín, sobre el bancal de madera, tomando zumo y tostadas y café frío desde por la mañana, con los rayos de sol colándose entre las rendijas de las persianas y tatuándome la piel, y que el día pase y pase y pase, que  mañana vendrá otro igual, con ligeras variantes, pero en esencia igual de aburrido relajado.

No me entiendo ni yo. Unos días quiero explotar y otros solo involucionar a estado ameba.

Ah, el verano.

 

PD1. ¡Únete al desafío creativo! 30 días de escribir, fotografiar, dibujar, componer…lo que más te guste. Y compartirlo, por supuesto :)

 

2 Comments

  • Reply June 4, 2013

    Marcos

    Uy, el verano, lo extraño tanto! Me encanta como están viniendo tus días del desafío, son parecidos a un subibaja…
    Explotar e implotar, me pasa todo el tiempo! 😀

    • Reply June 7, 2013

      Marina

      Al final importa que hasta los días grises aporten algo grandecito, ¿verdad?
      Yo ya me voy recuperando! Un abrazo grande!

Leave a Reply

Leave a Reply