Día 6 – Aprender a mirar

chema_madoz

La foto es del gran Chema Madoz

Es curioso cómo se desenvuelve la vida una vez que estás inmersa en ella sin darle tregua. Ayer os hablaba de esos pequeños detalles que pueden cambiar nuestro punto de vista sobre el día a día, y hoy, de repente, el tema de nuestra clase versa sobre uno de ellos: aprender a mirar. Sin darme cuenta era algo a lo que había estado dándole vueltas durante todo el día: en mi paseo matinal con A., nos vamos  a descubrir Barcelona, dejándonos llevar sin ningún tipo de rumbo y comprendo qué cosas ve él y no veo yo, en Barcelona y en su pequeña ciudad estadounidense, y cómo él ha aprendido a contar la historia de su país y de sí mismo. En el tren, camino a clase, observo a dos chicos que van en silla de ruedas y les oigo comunicarse en un lenguaje que me es ajeno, a mí y a todo el vagón, pero me enternece que con sus balbuceos ellos lleguen a comprenderse como no lo conseguimos nosotros con nuestra cháchara sin importancia. Y más aún: iba pensando en la carta que quiero enviarle a unos amigos marroquís, Bachir y el Quijote del Desierto, como una sorpresa,  y me doy cuenta de cómo ellos me enseñaron a ver su cultura cuando yo era aún una viajera en pañales que veía el rojo de la arena por primera vez, fuera de la Europa que es un calco de mi propia sociedad. Esto era de lo que quería hablar hoy, en realidad, pero el desafío es quien me va llevando de un lado al otro, y yo parezco no tener ningún poder sobre él.

En clase, más tarde, Artisal comienza su clase con esa misma frase: aprender a mirar. Y nos regala esta poesía tan linda:

El ojo que ves no es

ojo porque tú lo veas,

es ojo porque te ve.

                Antonio Machado

No ha sido una clase, ha sido una charla. Hablábamos de fotografía, pero era sólo la excusa para tocar temas más profundos y que nos interesan a todos. Nos hablaban de la pasión que todos sentimos hacia ciertas cosas y de cómo es posible convertirlas en nuestra forma de vida, porque al fin y al cabo la escritura y la fotografía y la pintura y todas las demás artes no son más que las herramientas para contar lo que queremos contar, da igual lo que eso sea. Me ha parecido que hablábamos más sobre filosofía práctica que sobre fotografía, y por eso lo agradezco. Gracias.

En los cinco meses que llevamos en las clases de Periodismo de viajes tengo la sensación de haber crecido a pasos agigantados. De comenzar con una idea inocente e ideal de quién quería llegar a ser, de repente me encuentro con que esas cosas se están cumpliendo, y me pregunto qué es lo que está pasando para que todos estos nuevos proyectos me envuelvan completamente y millones de ideas vayan anidando en mi cabeza cada día, conformando lo que probablemente sea un mapa de ruta que seguir.  Yo lo llamo sincronía: estar en el lugar perfecto y en el momento perfecto hace que todas las circunstancias que me rodean y que en principio podían parecer aisladas, se alineen y empiecen a integrarse en un todo con una meta y una herramientas para alcanzarlas. Parece que me las están regalando, pero ¿acaso no llevo meses yendo en su búsqueda?

Al terminar la clase, hemos aplaudido. Nunca lo hacemos si los profesores van a volver en otra ocasión, siempre nos reservamos ese último gesto de agradecimiento hasta el final. Pero hoy nos ha salido de dentro a todos, felices de haber aprendido cosas sobre la vida, porque al final es a lo que menos le prestamos atención. Se nos olvida vivir (dijeron al final, parafraseando a otro que también acertó diciéndolo, y me encantó).

Me escriben mensajitos y me hacen ilusión. Belén me dice: “me están dando ganas de escribir de esta manera, y no tanto de describir los lugares que visito en mi blog”. Tengo una frase para ti (también nos la cuenta Artisal J ): “la única forma de hacer algo bueno es hacer tu propia música”. Ahí está el camino. ¿Por qué no seguirlo?

Feliz noche a todos. Hoy casi no me costó escribir, hasta venía con ganas (¡esto funciona!).

3 Comments

  • […] Marina, vos estás en tu día 6 y yo en mi día 22, y hoy dijiste tus últimas palabras como siendo mi espía. Lo resumiste muy […]

  • Reply May 30, 2013

    Magali

    Es tan extraño, cómo a veces las palabras salen solitas, y otras veces, solo estamos en espera… son días silenciosos, pero a lo lejos se escucha una tormenta enorme de cosas por decir, palabritas sincrónicas, gestos… ¡Gracias! Lo mío termina pero te sigo a vos (¡al final te animaste!) jajaja

  • Reply May 30, 2013

    Marina

    Y tanto que me animé! ya no puedo soltarlo :)

    Lo hiciste grande!

Leave a Reply

Leave a Reply