El objetivo del viaje

La mayoría de veces el objetivo es completado sólo por el destino al que nos dirigimos. El viaje acontece solamente en pro de llegar. Pero hay viajes que son otra cosa: son una búsqueda vital, un regreso a las propias raíces. Así lo muestra Humberto Solás en  “Miel para Oshún”, película que recogió grandes premios internacionales y que más allá de la historia del protagonista, Roberto, un exiliado cubano que vuelve a su patria en busca de su madre, subyace el verdadero deseo de su director de mostrarnos la Cuba más real, la que nadie conoce y de la que no se habla en las revistas de viajes.

Es la Cuba de los caminos a bordo de un coche sin aire acondicionado y ritmos de Cuarteto Rufino o Celia Cruz, la Cuba de la pereza y la desidia, la Cuba del tiempo que nunca acaba, que permanece inmutable siempre, hasta que cae la noche. La Cuba de verdad.

Be first to comment

Leave a Reply