L’autre côte. Marseille

“Si la vida se pasa como un café y Marsella se resume en el tiempo que tardas en tomarte otro, ¿qué nos queda entonces?”

El gitano soltó una risotada y Adri y yo nos miramos divertidas. Acabábamos de ver un video titulado “Recuerdos de Marseille” en el que no había logrado ubicar la ciudad que había conocido durante solo unas horas. Un video de tres minutos que dice resumir al completo la esencia de una ciudad y que, sin embargo, se salta su atributo más visible: su sangre de colores.

P1050100

 P1050296 P1050301 P1050255 P1050197

Llegamos a Marsella de noche,  apretando la furgo desde Macedonia,  y yo con la sonrisa en los ojos.  Adri nos espera en  Place la Pleine, en el barrio de los artistas de Marsella, lo que siempre será para mí después de esta visita frugal. Nada más bajar del coche vemos cómo se derraman los acentos del sur: la gente habla con la boca ancha y sisea el francés con ritmo de tambores. Hablan como lo hacemos nosotras, con mucho morro y muchas erres escondidas en las palabras, y eso nos divierte. Adri me lleva a pasear por las calles de los graffittis y automáticamente me viene a la cabeza que este lugar me calza tan bien como unas sandalias hechas a medida. Pasamos por la plaza y se nos acercan los personajes más variopintos. Ya me había dicho Adri que esta ciudad se ama o se odia, nunca las dos cosas al mismo tiempo, y entiendo a qué se refiere. Es cuestión de afinidad, supongo, con lo fuera de lo común.

 P1050429 P1050294 P1050253 P1050150 P1050146

Cuando paseo por Marsella me doy cuenta de que todas las ciudades tienen una cara amable y otra divertida. Muchos cierran los ojos ante la realidad y prefieren solo fijarse en las refinadas líneas de los edificios del Vieux Port y el vuelo de las gaviotas rozando el agua pura, pero en cuanto te internas un poco en las callejuelas empiezan a surgir los cartelitos y las pinturas, y en las tuberías hay mosaicos con formas de lagartija dibujadas con cristal y todo parece puro arte en Le Panier, arropado por los colores claros y asoleados de las fachadas y las contraventanas de marinero. Cada calle tiene un zsazsazsu especial y me quedaría sentada en las escalinatas durante horas, porque hay ciudades que te regalan pensamientos bonitos y divertidos y Marseille, de las que más.

 P1050244 P1050249 P1050138 P1050166 P1050112

De la Marseille de gafas de sol de marca y yates a la deriva no puedo hablar. No me interesa. Porque al caer la noche empiezan los personajes a salir a las calles y hay uno que se hace llamar Diablo y habla español pero da dos besos al revés, como los italianos, y otro que dicen que es el peor de todos y le llaman el Califa, y así uno detrás de otro en un barrio donde el que no se ha inventado algo con la imaginación está fuera de lugar. Entonces yo me siento en mi salsa. Me paro en las esquinas a observar cómo se comporta la gente y me hace reír esa actitud estrafalaria que parece formar parte del manifiesto común del barrio. Y luego Adri me lleva a Noailles, el barrio marroquí, porque al atardecer se termina el mercado y la fruta se queda en las calles, y cuando empieza a declinar el día los más aventurados se montan sus mesitas en la calle sobre cuatro cajas y se ponen a vender su mercancía, unos zapatos, un móvil que encontraron quizá en un bolsillo alemán en el puerto, calculadoras gigantes y calcetines, los más variopintos objetos que parecen tesoros que desenvuelven con afán de dotarlos de importancia. Ah, las Áfricas de Europa son las que más me gustan. Me sale el alma de regateo, la risa, las cuatro palabritas árabes que me sé desde hace tanto y que tantos favores me han hecho. Esa camaradería, y esas miradas sucias que me divierten más aún, y me dedico a guiñar un ojo a veces y a provocar revuelo.

P1050289 P1050145 P1050105 P1050089-001 P1050307 P1050453

Marseille, je suis en amour avec toi! No me hace falta pasar una semana, ni quiero hacerlo. Dos días me bastan para dejarme viva la sensación de que eres una ciudad que a la mínima me sorprende, y eso es lo que más me gusta de ti, de todos, del mundo. ¡Que salgan los instrumentos a la calle! ¡Que bailen, que toquen, que se oiga la risa hasta que amanezca!¡Y el saxofón, que suene en la noche dormida, susurrándome las notas del verano!

7 Comments

  • Reply October 20, 2013

    Elena

    Entre odiarla o amarla como tú dices, yo elijo amarla… para mí Marsella es esa mezcla total del Mediterráneo, el del norte y el del sur, quiero volver! 😉

    • Reply October 20, 2013

      Marina

      Estoy de acuerdo! Todo su eclecticismo conquista hasta la médula!!

  • Reply October 20, 2013

    Laura

    Qué chulo Marina. Mira que nunca he ido a Marsella porque todo el mundo me lo describía como un lugar horrible, así que siempre lo he evitado pero, después de tu relato y tus fotos me han entrado unas ganas locas de conocerlo. Le has sabido sacar todo su encanto. ¡Me encanta!

    • Reply October 20, 2013

      Marina

      Gracias Lau! También hay que decir que a mí me gustan mucho los suburbs y la gente rara (siempre es más divertida que la diplomática). Aun así, las calles, el ambiente, la ciudad en sí misma es increíble. Tienes que ir!

  • Reply October 23, 2013

    Jose Luis

    Hija mia .. jamás pensé que tu y yo, conoceríamos esta bonita y enigmática ciudad el mismo años .. y por separado. Reafirmo todo lo que cuentas en este artículo, pues así lo viví hace unos meses … una ciudad que te atrapa.

    • Reply October 25, 2013

      Marina

      es verdad que tú también fuiste!

      bonita, eh?
      mua!

  • Reply January 15, 2014

    Sol Iametti

    Quedé maravillada con las fotos, y con la descripción. ;e adhiero a la perspectiva observadora, porque creo que en lo cotidiano se pueden encontrar tantos ejemplos de belleza real!
    Gracias por tan lindo post :)

Leave a Reply

Leave a Reply