Solo boca. Colombia

P1020890

43/365

No te he hablado de cuántas noches nos quedamos dormidas antes de la medianoche en las tierras negras. Había tambores como sonido de lluvia, pero eso solo fue en el afuera. Como los pescadores, nos deshicimos de nuestras ropas y nos metimos hasta la cintura en la ciénaga: el tacto del fango en la piel es como un regreso al útero. El mohán predijo una pesca insulsa y así fue: un chango y una jaiba, a orillas del mar más tarde, en los brazos de un hombre tatuado entre las cejas. Qué raro es hablar de algo que ocurrió hace tanto tiempo. He repasado las hojas de cuaderno para encontrar qué decir sobre La Boquilla y los veinte días de pura inercia entre los caminos de tierra y las cintas de colores prendidas de un ventilador, pero después me he preguntado que por qué es necesario decirlo todo. La Boquilla fue la tierra negra. Lo demás, no importa. O sólo importa esto: la silueta de J acercándose, con los brazos abiertos, moviéndose sinuoso como pantera, bailando bullerengue con el sombrero vueltiao, bailando, muy cerca, bailando como la sangre negra se mueve a veces, y las canciones de velorio y tambor en la playa.

44/365

No te he hablado de las selvas y las costas más arriba, hacia el norte. Sobre la gran roca en las orillas de Arrecifes –olas gigantes- encontramos las huellas del caimán. Seres de agua. Los ojos de la selva: los ojos amarillos de los zorro chuchos, los ojos de diamante de las arañas sembrando el piso como tesoros, el gran ojo luna llena auspiciando la luz nocturna. A caballo recorrimos los cañaverales, la tundra, las siete costas, a caballo subimos y bajamos entre las rocas y J me mira con los ojos dulces y escucha la historia de quién soy. Otra vez esa mirada de animal escondido en él. J también fue ojos, y sobre todo fue escena, fue teatro. Entonces entendí que el baile de J, y aquel otro J sobre la montura son la misma cosa: la posesión del movimiento o el puro cuerpo poseído.

45/365

No te he hablado del agua en la Montaña. No lo haré: sobre aquello ya lo he dicho todo.

“Busqué el agua helada bajo el chorro de ducha y me di cuenta de que olía a quebrada. Busqué el agua helada en los contornos de los viejos puentes, busqué sobre las palmas, bajo los párpados, busqué el agua helada asumiendo que el mediodía podía habérmela arrebatado, cómo no, si esto es la selva, aquí mandan los verdes y los insectos dorados. Busqué y encontré lluvia.”

 46/365

No te he hablado de un Santander sin tiempo;  por eso Barichara fue un pueblo de abandono y cine francés, pero eso los libros de geografía no lo saben. Recorrimos Boyacá y sus cumbres peladas y de entre las fuerzas telúricas decidí aceptar que la magia forma parte del camino. De alguna manera dejé que la corriente de los días me atrapara y recorrimos los pueblos de alrededor a pie y nos tomamos fotografías como turistas. Villa de Leyva: tan lindo y tan mediterráneo que sentí en la piel la sal de un mar a diez mil kilómetros de distancia.

47/365

Bogotá volvió a ser libros.

Bogotá fue reencuentro con los poemas de José Hierro.

Bogotá volvió a ser encumbramiento de un amor-odio.

Bogotá volvió a ser desposesión de uno mismo.

Bogotá volvió a ser luz  o visión nítida.

Bogotá fue el inicio de un nuevo camino.

Nos agarramos a las bufandas y nos dejamos ir.

48/365

No te he hablado del desierto y de las estaciones todavía, ¿no es cierto? Encontramos laberintos de barro en la Tatacoa, al costado de una ciudad terrible, dolorosamente fea, gris espanto. Venía arrastrando una crisis de belleza inconfundible: comencé a malgastar energía en desear una Barcelona lejana, una Barcelona mujer con cafés de puerto y terrazas recién amanecida. No fue por la nostalgia de lo ya sucedido, porque para eso poseo la escritura y los cuadernos, sino por los ojos que sufren. Definitivamente, Colombia fue un país de ojos (o es que a estas alturas, al otro lado de la frontera, yo me he convertido en solo ojos, el ojo que mira desde atrás como hablábamos tú y yo, Maga, y ahora no puedo sino explotar aquella imagen, del mismo modo que he tratado de escribir hasta agotarlos los sonidos de lluvia y las formas del recorrer del agua).

49/365

Entonces llegó Cali.

Y rompió todo adentro.

Y nos regalamos amor porque sí

Y nos dijimos sobre autobiografías

Sobre sincronías

Sobre las crisis

Sobre mi crisis

-creativa, natural, mortal-

Entonces llegó Cali

Y a ráfagas sonó el río Pance

Y dormimos a su costado

No hay luces, sino de lejos

Pero el sonido, sí,

y hubo historias que inventamos de noche

y hubo un viento de los antiguos en nuestro tejado

y hubo deseos inconfundibles

de quedarme

de hacerme hueco

de poseer el barrio de San Antonio

de dibujar

de escribir

de crear

de conocer

de besar

de quedarme al fin y al cabo

anclada

en una ciudad aún dormida.

Y no supe de los homicidios en Cali

Y no supe de los ñeros

Y no supe de los robos en el centro

Pero sí nos quedamos dormidos en la hamaca hasta que llegó la lluvia

Sí intentamos hacer fuego pese a la tormenta

Sí bailé con tantos desconocidos

No recuerdo nombres pero sí los ritmos de cada uno, todos propios

Sí conjugamos los verbos en presente

Sí abrimos caminos

Como puzles

-escribirse a uno mismo, instante presente,

geografía oculta de la lengua-.

Cali fue como recuperarse de una gripe larga

De los músculos cansados

De la fatiga

De la inercia

Porque hay ciudades con las que uno hace el amor en la primera mirada

Y Cali es de esas.

Ciudades que son como una casa de gatos

Ciudades que abren por fin caminos

Hay flujo, hay pistas

Y

Yo

Las

Sigo

Ciudades de fuego primigenio

Como el de C, un fuego abatido

Por su color de piel próximo a la roca

O por los labios color lila

O por la posibilidad de arte

Que aún no existe

Pero que explota como volcán ausente

(en cuestión de energías no suelo equivocarme)

O por la tormenta eléctrica

adentro de una carpa

arriba del cementerio indígena

mandalas de colores en los árboles

hubo augurios de una vida larga con quebranzas de salud hacia los sesenta

hubo muertos en la carretera

como el peso de un tsunami sobre mi cuerpo

Cali: mía

Cali fue esto: entender que en algún lugar hay respuestas

Pero que lo que importa no es eso.

Es la búsqueda.

Comments are closed.