Un día en Coímbra

Desde la Universidad de Coímbra, considerada una de las más poderosas de Europa, se puede observar todo el valle en el que se asienta la ciudad, y el rio Mondego atravesándola como una cicatriz, y dividiéndola en dos. Sólo se necesita un día para disfrutar de esta ciudad como se merece.

El Mongedo a su paso por Coímbra al atardecer 

Entre la Baixa y la Alta

Un paseo por las callejuelas de la ribera del río y sin darte cuenta estarás ascendiendo hacia la parte Alta de Coímbra, donde se erige su Universidad como un tótem en la montaña. Toda esta zona aloja un potente comercio que hunde sus raíces en el siglo XII Y XIII, cuando Coímbra era capital del reino.

Para disfrutar: Un buen Galão con Pastéis de Nata en las terrazas cercanas a la Praça 8 de Maio y una comida portuguesa casera en la Adega Paço do Conde, un asador escondido en la Baixa y donde se come fenomenal por menos de 10 euros (Travessa do Paço do Conde 1)

Calles de la ciudad 

 Vida estudiantil

Coímbra es probablemente la ciudad más joven de Portugal, gracias a su tradición universitaria. Los estudiantes, vestidos con sus capas negras, lucen sus uniformes con orgullo por las calles. El aspecto general es un poco macabro: parece que nos hemos caído por casualidad en una película de magia y hechizos. Como parte de la tradición universitaria, algunos estudiantes viven en las “Repúblicas”, unas casas que han ido pasando de una generación de estudiantes a la siguiente, y que forman parte de comunidades praxe o anti-praxe, dependiendo de si comparten o no la filosofía de las novatadas y la estética que proviene de la época salazarista.

Para disfrutar: tomarse una copa en Feito Conceito (Rua Alexandre Herculano 16), una casa convertida en bar y  espacio multiusos, donde cada habitación es más extravagante que la anterior y los mojitos de sabores cuestan 3 euros.

Praça do Comercio 

 Centro de artes, letras y tradiciones

Alrededor del Patio das Escolas se levantan los diferentes edificios universitarios. La que ha sido una de las más prestigiosas universidades de Europa, parece haber entrado en decadencia: la facultad de Farmacia, por ejemplo, está cubierta de hiedra y musgo y permanece cerrada desde hace un par de años. Pero quizá tiene incluso más encanto así. La Biblioteca Joanina, patrimonio nacional, aloja miles de volúmenes antiguos que recogen una sabiduría milenaria. Merece la pena entrar y pasear entre las estanterías de madera lacada decoradas con motivos chinescos y dorados. Alrededor de Se Velha, la Catedral Vieja, un laberinto de callejuelas con las casas pintadas de colores pasteles y flores en los alféizares. Es esta la principal zona de fiesta de la ciudad.

Para disfrutar: la mayor fiesta universitaria del año, la Queima das Fitas, una tradición que sigue viva después de 150 años y que marca el final de la vida estudiantil. Se dice que cada año se consumen más litros de cerveza que en el Oktoberfest alemán. Este año se celebra entre el 4 y el 11 de mayo, y reúne a diferentes artistas. En cartel, The Hives y Steve Aoki.

Patios das Escolas 

1 Comment

Leave a Reply Click here to cancel reply.

Leave a Reply to MORELLANA Cancel reply